Las enseñanzas de un gerente de campo para los directorios ejecutivos

Total
0
Compartidos

CONTEXTO TEMÁTICO

DAVID BOLCHOVER, el escritor de El gerente de 90 minutos, reflexiona sobre el JUEGO JOSÉ MOURINHO como GERENTE DE CAMPO de la marca REAL MADRID. “Hay varias de sus lecciones que pueden usarse en el mundo de los negocios. En la gran división entre liderazgo y gerencia, su trabajo es de planear labores, organizar y coordinar. A la gerencia se la ve como un papel administrativo y a menudo resulta en ciertas redundancias, mientras que el liderazgo tiene que ver con inspirar a la gente con presencia y carisma. Pero MOURINHO es un GERENTE, no un LÍDER: él hace el trabajo sucio, se enfoca hasta en el último detalle de todas sus labores de equipo, y en los negocios no existe gente así. Al ejecutivo en posiciones de gerencia se le recompensa por su propio desempeño”. Para el experto chileno en política públicas y con un título de LIDERAZGO de la universidad de HARVARD, JUAN CARLOS EICHHOLZ, la capacidad de reacción de un gerente de directorio deberá corresponder con la de un líder de un equipo deportivo. “Un gerente deberá mostrar resultados, pero también convencer a sus jefes para que lo respalden cuando estos no acompañan pero brindan aprendizajes en el marco de un proceso. En este apartado, MARCELO BIELSA (técnico de Chile) logró eso no sólo al frente de Argentina, cuya federación lo respaldó luego del desastre de Corea-Japón 2002, sino también en Chile, donde las goleadas sufridas ante Paraguay y Brasil no mermaron la confianza de sus jefes en el proyecto”. En Reconversión organizativa, el modelo de JUANDE RAMOS, sus autores JOSÉ CARRASCOSA / YOLANDA DAMIÁ / KIMIO KASE / IGNACIO URRUTIA (EDITORIAL NETBIBLO), plantean que ser gerente de campo requiere conocimientos en muchas y muy variadas facetas, además de soportar una gran presión. Justo como un directivo. Ambos viven de los resultados, con la particularidad de que en el fútbol se vive al día: una mala racha y a la calle. El entrenador, además, lidia con una plantilla relativamente inmune al ORDENO y MANDO, ya que a menudo el futbolista cobra más que su jefe y es el activo más valorado del club. Más que mandar, debe influir, convencer y persuadir para convertirse en LÍDER. Lo mismo le ocurre al CEO (Director ejecutivo): en su caso, la empresa es muy grande para controlarla de primera mano. Debe delegar y sobre todo inspirar para que los demás hagan bien su trabajo.  SIGA EL DESARROLLO TEMÁTICO…+ >

[list type=”check”]
√  Reserve la suscripción deporte & negocios global…+
√  VOLVER A TODOS LOS CONTENIDOS SOCCER BUSINESS…+

[/list]

¡Suscríbase al canal de entrenamiento ejecutivo DEPORTE & NEGOCIOS!

Reciba gratis las guías prácticas para gestionar la economía y los negocios del deporte en la era de la industria 4.0

También te puede interesar