Industria olímpica, jugando para el resultado final

Total
0
Compartidos
El objetivo de un gran suceso deportivo es producir beneficios económicos directos e indirectos para el país o la ciudad sede. Los directos incluyen la construcción de infraestructura y bienes de capital, réditos a largo plazo, como la reducción en los costos de transporte gracias a la mejora de las redes viales o ferroviarias, y el gasto de los turistas que tras el acontecimiento pasan como ávidos consumidores. Los indirectos podrían incluir la publicidad que destaca el anfitrión como potencial destino turístico o de negocios, aumento del orgullo cívico, la cohesión de la comunidad y la visibilidad de Marca País o Ciudad.

Pero también podrían producirse efectos negativos por la mala gestión de variables como sobre costos, mal uso de terrenos, planificación inadecuada, sub utilización de las instalaciones y corrupción. El documento que se dispone a leer, recoge elementos críticos que lo llevarán a reflexionar sobre la costosa empresa de megasucesos deportivos para una ciudad o un país cuando el erario público es el principal garante. ⇒ SIGA EL DESARROLLO TEMÁTICO…+  ⇓

√  deporte & negocios Premium…+
√ MÁS SPORT MANAGEMENT…+

¡Suscríbase al canal de entrenamiento ejecutivo DEPORTE & NEGOCIOS!

Reciba gratis las guías prácticas para gestionar la economía y los negocios del deporte en la era de la industria 4.0

También te puede interesar