El “adiós” de Andrés Iniesta como lección de vida productiva para las empresas

Total
0
Compartidos
La empresa, por su rol de resultados, casi siempre está marginada de involucrarse en el periodo final de un de un gerente o un ejecutivo con largo historial productivo en una organización.

En un ambiente de negocio, es un axioma que las organizaciones no tienen corazón. Si no fuera así, se derrumbaría cada vez de asistir al “adiós” para quien que deja huella positiva a su interior. Pero este extremo, lejos de pragmatismo y en muchas ocasiones, lesiona a la fuerza productiva que se marcha dejando antecedentes notorios. “Una vida laboral sin finales es como una historia sin signos de puntuación: cuanto más avanza, menos tiene sentido. Necesitamos mejorar mucho en los finales, y también lo hacen nuestras organizaciones: el trabajo no puede ser significativo si no podemos honrar los finales y si no se nos ofrecen espacios para hacerlo”, estas frases en comillas son de Leberecht y Gianpiero Petriglieri en Harvard Business School. Y exponen la gran discusión sobre el “adiós laboral en una empresa”, un espacio que todos visitamos, más o menos voluntariamente, cada vez que cambiamos de trabajo o enfrentamos grandes cambios de carrera. El caso Andrés Iniesta y su “adiós” como trabajador del FC Barcelona, no es la excepción. ⇒ SIGA EL DESARROLLO TEMÁTICO…+

Boletín

Recibe el contenido sobre la ciencia y los negocios del deporte

También te puede interesar