Grandes Ligas y su juego corporativo

Total
8
Compartidos

Grandes Ligas profesionales del deporte ponen el propósito por encima de los beneficios.

AUTOR: Por RAMSEY KHABBAZ

Grandes Ligas simbolizan la producción de las principales líneas de entretenimiento de Estados Unidos. ¿Cómo ligan a su portafolio de negocios el derecho social de su materia prima: los deportistas?

El debate se plantea en el corazón de su cadena de producción: los deportistas (sus empleados); los consumidores (fanáticos) que demandan sus líneas de producto, y los stakeholders o grupos de interés que permiten el funcionamiento total de las ligas y las franquicias.

Grandes Ligas es un grupo de holding que reúne las marcas que proporcionan a millones de clientes el deporte elevado a un producto de entretenimiento y consumo masivo. Son la NFL (fútbol), NBA (baloncesto), MLB (béisbol), NHL (hockey), MLS (soccer) y NASCAR (automovilismo).

El cuestionamiento versa sobre un gobierno corporativo que no ha sabido ligar su exitoso modelo económico, cultural y organizacional con el propósito de la justicia social.

Un sonoro suceso como el ocurrido el 14 de agosto de 2016, cuando el mariscal de campo de los 49ers de San Francisco, Colin Kaepernick se arrodilló durante el himno nacional antes de un partido de pretemporada con la manifestación “de rechazo por la bandera de un país que oprime a los negros y a la gente de color”, visibilizó la voz de los deportistas en el movimiento Black Lives Matter, o BLM, (Las vidas negras importan) para presionar a los empleadores (Ligas y franquicias) a poner la Responsabilidad Social Corporativa en la misma agenda de gestión de su negocio millonario.

De la rodilla de Kaepernick a la burbuja de la NBA

El 14 de agosto de 2016, el mariscal de campo de los 49ers de San Francisco, Colin Kaepernick, se arrodilló durante el himno nacional antes de un partido de pretemporada. Pocas personas se dieron cuenta al principio.

Pero después de que se arrodillara de nuevo, alguien finalmente preguntó por qué. El 26 de agosto de ese mismo año, me lo explicó: “No voy a levantarme para mostrar orgullo por una bandera de un país que oprime a los negros y a la gente de color”.

Las reacciones fueron contradictorias: apoyo e insultos.

Cuatro años y medio después, es imposible exagerar la presciencia y las consecuencias de la protesta pacífica de Kaepernick.

Inició un movimiento y planteó cuestiones fundamentales sobre el papel de los atletas profesionales en la vida pública – y de las ligas deportivas profesionales en la amplificación o el silenciamiento de los mensajes sociopolíticos de sus “empleados”.

Estas ligas son negocios multimillonarios, por supuesto, dirigidos por personas que son muy conscientes de cómo sus decisiones afectan al resultado final. No sorprende que sus respuestas a Kaepernick y sus seguidores fueran divergentes.

La NFL trató de socavar al mariscal de campo, y después de la presión ejercida por los aficionados, el presidente Donald Trump y otros republicanos, instituyó la prohibición de arrodillarse durante el himno.

Las del baloncesto masculino y femenina, la NBA y la WNBA, hicieron hincapié en una norma existente que obligaba a presentarse al himno, pero alentaron formas de disidencia más favorables al negocio.

La Liga Mayor de Fútbol (MLS) reforzó los derechos de sus jugadores a protestar pacíficamente de la forma que considerara conveniente, mientras que la Liga Mayor de Béisbol (MLB) y Nacional de Hockey (NHL) no establecieron directrices claras.

Para el otoño de 2017, Kaepernick había sido excluido de la NFL. Pero seguía siendo un icono del activismo social.

A medida que el movimiento Black Lives Matter, o BLM, (Las vidas negras importan) ganaba impulso tras los asesinatos de Ahmaud Arbery, Breonna Taylor y George Floyd en 2020, los atletas de todas las ligas produjeron eco del lenguaje y la postura de Kaepernick (e incluso llevando su camiseta).

El eco de la Justicia Social Corporativa

A lo largo de este cálculo, algunas ligas como la NBA y la WNBA han surgido como faros de la justicia social corporativa. Otras, como la NFL, han parpadeado en el mejor de los casos.

Dos libros recientes, The Game Is Not a Game y “Football’s Fearless Activists“, ambos escritos por veteranos periodistas deportivos, ofrecen un contexto útil sobre cómo llegamos a este momento en la industria del deporte de Estados Unidos y el activismo.

En el primero, Robert Scoop Jackson presenta perfiles incisivos de algunas de las principales voces sobre estos temas (incluidos los entrenadores de la NBA Gregg Popovich y Steve Kerr; el “Dios” LeBron James y, sí, Kaepernick) junto con artículos profundamente sentidos y divulgados sobre temas como la atleta femenina “no respetada”, el sesgo del análisis de datos y “el asunto de la ética y la moral étnica del fútbol”.

Es una colección de primeros planos artísticamente curados que, cuando se colocan uno al lado del otro, cuentan la historia de una industria que está inextricablemente atada a – pero aún esperando ser aislada de – la política del mundo real.

“Durante años”, escribe Jackson, “he notado que la mayoría de la gente que toma decisiones al más alto nivel de generación de dinero son los más alejados del centro cultural del deporte”.

El segundo libro, de Mike Freeman, ofrece un relato detallado de la historia de Kaepernick, profundizando en su decisión de arrodillarse, los ataques de los medios conservadores contra él y la mecánica de su exilio del fútbol.

Al describir la (mala) gestión del comisionado de la NFL Roger Goodell en las protestas por el himno, hace una observación contundente:

“Goodell no podía ponerse del lado de Kaepernick de la misma manera que lo haría el comisionado de la NBA Adam Silver, porque era un representante de los propietarios [del equipo], y a la mayoría de los propietarios no les gustaba lo que Kaepernick estaba haciendo, temían el impacto financiero o tenían alguna combinación de ambos”.

La gestión social en medio de la pandemia

Eso nos lleva de vuelta al 2020.

Mientras los Estados Unidos se veían envueltos en protestas de justicia racial en medio de una pandemia, el contraste entre las reacciones de la NBA y de la NFL era evidente.

La NBA inmediatamente emitió una declaración apoyando a la BLM, y muchos jugadores se unieron – incluso lideraron – marchas sin reprimenda.

Mientras tanto, la NFL permaneció en silencio hasta que 18 de sus estrellas publicaron un video exigiendo que su empleador se pronunciara. Goodell respondió con su propio video, diciendo que debería haber escuchado a los jugadores antes.

Los reportajes de ESPN indican que cuando la NBA empezó a jugar en “La Burbuja”, su forma segura de terminar la temporada, fue con una gran aportación del talento de la liga; la dirección no dio todas las órdenes.

Los tribunales se adornaron con calcomanías de la BLM, las camisetas se imprimieron con “Say Their Names” y mensajes similares, y las entrevistas posteriores a los partidos a menudo trataban sobre la justicia social.

Después de que Jacob Blake, otro hombre negro, fuera baleado por la policía, los jugadores boicotearon los partidos hasta que la NBA accedió a abrir los estadios como lugares de votación para el día de las elecciones.

Compare todo esto con el regreso de la NFL: máscaras para los entrenadores pero no para los jugadores en el campo, y ninguna burbuja (por lo tanto muchos casos de COVID-19); partidos pero ninguna temporada de práctica (seguidos por varias lesiones de jugadores de alto perfil); y estrellas francas pero un movimiento tardío a los mensajes coordinados de la liga para el movimiento BLM.

¿Por qué las dos ligas masculinas más importantes de la industria del deporte de Estados Unido y las de mayoría negra han manejado la crisis de manera tan diferente?

Como lo señalan Freeman y Jackson en sus obras, y la reacción de los lectores de HBR (Harvard Business Review), se trata de la dinámica organizacional: estructura, cultura, poder y ganancias.

La NBA es una liga más pequeña que la NFL (30 equipos con aproximadamente 15 jugadores cada uno, frente a 32 equipos con aproximadamente 55 jugadores cada franquicia). 

Aproximadamente el 75% de los jugadores de la NBA son negros, en comparación con el 70% de los de la NFL. 

La NBA también depende más de estrellas bien pagadas que tienen carreras más largas y una gran influencia fuera de la cancha. (Piense en LeBron James y Steph Curry.)

Tiene un sindicato de jugadores más fuerte y un acuerdo de negociación colectiva que es más favorable para los jugadores. 

Por su parte, los ejecutivos y los dueños de equipos, gerentes y entrenadores parecen entender que su función es colaborar con el talento, en lugar de supervisar. 

Además (y esto, lamentablemente, puede ser clave), debido a que los consumidores de la NBA son más diversos racialmente que los de otras ligas, una postura descaradamente pro-BLM no amenaza las calificaciones o los ingresos como lo haría para la NFL.

Si alguna vez se escribe un libro que describa la Burbuja, contará la historia de jugadores valientes que siguen el ejemplo de Kaepernick, no de valientes multimillonarios que tiran hojas de cálculo al viento.

Como todas las organizaciones con fines de lucro, la NBA tiene un presupuesto limitado para el altruismo.

En 2019, por ejemplo, se mostró reacia a respaldar a un directivo que tuiteó el apoyo a los manifestantes de Hong Kong por miedo a distanciar a sus socios comerciales chinos.

Sin embargo, durante el último año de protestas, la NBA (junto con la WNBA) ha dado vueltas alrededor de la NFL para demostrar su buena gestión y responsabilidad social corporativa.

Nos ha acercado a un mundo en el que las ligas deportivas profesionales ponen el propósito por encima de los beneficios.

Por eso, por ahora, debe ser aplaudido.

Acerca del autor:
Ramsey Khabbaz es editor asistente en HBR.
© 2022 Harvard Business School Publishing Corp.

Manténgase al día con las historias de negocios y economía del deporte enviadas gratis a su bandeja de entrada.