La nueva era de la economía del deporte: un cambio de paradigma acelerado por la Covid-19

Los desafíos de la era pos-COVID-19 para el deporte
Total
0
Compartidos

En la era pos-COVID-19: bienvenida la glocalización

6 grandes retos de gerencia para los gestores del nuevo orden económico del deporte

• Ubicuidad y a pedido: el perfil del nuevo consumidor deportivo.
Blockchain: el nuevo emisor digital del deporte.
La mutación de los deportistas: ahora activos fichados por marcas.
• Ante la caída del gigantismo y la geopolítica, los estadios virtuales
Las nuevas fábricas de producción del deporte: estadios gratuitos.
Adiós patrocinio: bienvenidos los nuevos socios del negocio deporte.

CONTEXTO

El mundo del deporte que todavía consideramos “normal” en febrero tampoco se pudo sostener al embate de la pandémica lista de víctimas que merma todo el espectro de la actividad humana. “Es el mayor sacrificio por el bien del fútbol europeo” decía el holding Uefa al anunciar que aplazaba hasta 2021 el desarrollo de su línea de producto Eurocopa, que comenzaba en doce ciudades de su geopolítica. Nada queda de pie. Transporte aéreo y terrestre; vida urbana y cultural; industria minorista de producción y servicios; turismo y ocio. El virus no estratifica su mortal efecto entre regiones pobres y ricas ni entre lo urbano y lo rural. Prosperidad económica y vital, mutó a colapso y muerte.

El pronóstico de la Organización Mundial del Comercio (OMC) es que el mercado se reducirá este año entre 13 y 32 por ciento. Un indicador de pánico para empresas y naciones que irán a bancarrota y por efecto, vendrán las revueltas sociales y hasta caídas de regímenes. Estado, economía y sociedad de rodillas ante un enemigo camuflado en la ubicuidad y agigantado con la destrucción.

El juego nunca programado

La vida y su modelo de productividad apenas asiste a un juego que nunca estuvo en su calendario. Llega a un estadio jamás pisado. Al frente un rival incorpóreo. Un entorno de espectadores ubicuos y autorizados para invadir el campo y para diezmar. Unos árbitros microscópicos que solo ven la justicia de casa. No hay un plan de juego al que pueda apelar para vencer a un opuesto que con su mortal estrategia infesta y devora todo lo sostenible de su mayor enemigo, la vida.


Al incubar en el pulmón económico y financiero de un paciente con antecedentes de improvisación, la COVID-19 se desarrolla en un negocio que ya estaba en crisis.

Su recuperación necesitará de visionarios para gestionar las medidas de control con las cuales adaptar sus portafolios a un nuevo orden económico asentado en modelos de salarios y fichajes regulados para una incipiente industria, a los bajonazos de los precios de las hasta hoy fuentes primarias de ingresos como los derechos de televisión y el patrocinio (no serán los mismos ni en costo ni en oferta), al distanciamiento social en los  estadios, a la caída de la opulencia de los sucesos deportivos masivos, y de todas las formas mercantiles que mantenían el equilibrio financiero de su inestable economía.

¿Qué viene? Un nuevo orden económico. Una nueva era de producción.

Bienvenida la glocalización

Que regresa, 40 años después que los japoneses la desarrollaran como la práctica comercial de valorar la producción local en sociedad con la global, pero que transcurrido el tiempo, se desmarcó para absorber con su voraz apetito de consumo total, a su socio de la fabricación provincial.

Ahora y por efecto de la pandemia, la glocalización vuelve para redimir el peso local y poner a su antiguo socio en el lugar que abandonó por su arrogancia consumista. Para lograrlo, tendrá a la economía digital de su parte. Se definirá como la estrategia que moverá el nuevo orden de producción de una empresa global de implementar iniciativas locales para atraer consumidores de cada país. Será la guía para encontrar un sentido de identidad propio impulsado por la tecnología cero emisiones de bajo costo. Irrumpe un nuevo mercado inspirado en la cultura local y la conexión con el consumidor municipal que permitirá crear negocios tanto física como virtualmente, con la tecnología como una característica cada vez más destacada de nuestra vida cotidiana.

Para asegurar un compromiso con la comunidad sin perder la identidad corporativa, las marcas globales buscarán localización con el desarrollo de productos locales. Surgirá una nueva fuente de beneficios tributarios para los fiscos municipales, mientras que el consumidor se sentirá más identificado con un producto local sin perder la satisfacción de comprar uno de esencia global.

En desarrollo de la oleada de cambios que traerá la era pos-COVID-19 o glocalización, el activista y sociólogo Jeremy Rifkin pronóstica que las grandes compañías desaparecerán. “Algunas de ellas continuarán pero tendrán que trabajar con pequeñas y medianas empresas con las que estarán conectadas por todo el mundo. Estas grandes empresas serán proveedoras de las redes y trabajarán juntas en lugar de competir entre ellas. Una nueva revolución dotada de infraestructuras inteligentes para unir el mundo de una manera glocal, distribuida, con redes abiertas”.

Los efectos de la era de la glocalización marcarán el comienzo de la desglobalización. El castigo para un proceso económico, tecnológico, político, social y cultural protagonizado por las megatendencias que con sus modelos de producción desde la movilidad, la urbanización, la interconexión, la división del trabajo y la destrucción del medio ambiente propiciaron la llegada del mortal COVID 19.

Los desafíos de la era pos-COVID-19 para el deporte

6 GRANDES RETOS PARA LA GESTIÓN

Los desafíos de construir sobre lo derribado desde un nuevo modelo de producción será retador para los llamados líderes de la era pos-COVID -19. Vendrá la convocatoria de los más capaces para diseñar los modelos de un nuevo orden de producción que no aceptará los hasta ahora arquetipos de administración. Será un nuevo modelo de gerencia sin lugar para aquellos dirigentes con escasez de talento para gestionar las crisis como oportunidad.

 

La ceguera de gestión no será sostenible en los gobiernos corporativos de las empresas del deporte de la era pos-COVID-19.

La historia extendida o reciente del deporte de América Latina, dice lo mismo: el virus de la miopía de gestión permanece empollado en la salud dirigencial. Tan longeva como apática para reconocer que el deporte pertenece a una economía expuesta a las mismas exigencias de cualquier otra actividad productiva convencional y expuesta a los continuos procesos de transformación de los desarrollos tecnológicos y las nuevas tendencias de consumo.

En mi investigación, pude colegir seis (6) grandes desafíos de gerencia de la era pos-COVID-19 para los nuevos gestores de las industrias y mercados del deporte. 

1. UBICUIDAD Y A PEDIDO: la adaptación de la producción para un nuevo consumidor

1.1 EL CONSUMIDOR UBICUO:
La era pos-COVIC-19 impone el reacomodamiento de la administración con una planificación adaptada a las preferencias de un consumidor ubicuo, que todo lo quiere desde sus propios canales interactivos, y que se confina para vivir las experiencias del apego emocional desde las cómodas sillas de los estadios de las realidades Virtual (RV) y Aumentada (RA). El nuevo juego del deporte lo acercará a la acción sin estar en la sede de los acontecimientos, gracias a la fusión de la conectividad con la tecnología inmersiva. Sin imposición y desde su casa, podrá elegir entre tomas aéreas, escenas de afuera del lugar, ponerse ante los ojos de sus ídolos y cantar frente a miles de personas o simplemente hacer la jugada ganadora.

1.2 EL ESTADIO VIRTUAL:
Pero la tecnología ubicua será aún más desafiante y oportuna en los tiempos del nuevo orden de consumo pos pandemia. Se dirá adiós al gigantismo y con su despedida a modelos adaptados a una movilidad que privilegia el tiempo y la comodidad sobre la congestión de costos e imposiciones de marca.

La imagen en vivo desde el estadio virtual llevada a las experiencias de realidades Virtual (RV) y Aumentada (RA) será a pedido de acuerdo con los momentos estelares del esparcimiento y no siempre de principio a fin. El usuario dividirá su pedido de acuerdo con el grado de interés en determinados periodos del juego. Se negará a la compra obligada de parrillas de programación de canales y partidos completos. Este fenómeno llevara a deportes como el fútbol a modificar el prolongado tiempo de descanso de 15 minutos para dar paso a espacios únicos, al estilo del baloncesto americano o el Superbowl, durante los cuales la publicidad busca el cerebro para presionar con mensajes persuasivos el compromiso del consumidor ubicuo.

1.3 EL CONTENIDO COMO VALOR DEL PORTAFOLIO:
El servicio libre de audio, vídeo y otros contenidos por Internet (vía OTT) dará poder a las organizaciones deportivas para montar sus propios canales por deporte sin la intermediación de los proveedores tradicionales de pago por ver, mientras que las plataformas digitales de redes sociales y comercio electrónico se volverán las principales jugadoras de las compras de derechos compartidos.

1.4 EL VALOR DEL PETRÓLEO DIGITAL:
Este futuro apasionante transformará la vida productiva de las propiedades deportivas (clubes, ligas y federaciones) en desarrolladoras de portafolios basados en el petróleo digital (los datos) para persuadir a los escasos y frágiles patrocinadores con información privilegiada acerca de los nacientes nichos de consumidores (los U-Fans o consumidores ubicuos) que antes eran llamados los hinchas que llenaban estadios.

2. LA SOCIEDAD DEPORTE Y  BLOCKCHAIN: nace un emisor digital

Otro grito de independencia del nuevo orden económico del deporte para las propiedades deportivas (clubes, ligas y federaciones) y en conjunto tanto la industria como los mercados (inversores) será la adaptación de su portafolio de negocios a la cadena de bloques: el Blockchain, un libro de contabilidad distribuido que comparten varias personas al cual le pueden añadir transacciones.

2.1 EL BOLETO DIGITAL:
La primera implementación de la cadena de bloques conocida como el Bitcóin, tomará posición privilegiada en las organizaciones productoras del deporte al permitir que existan pagos digitales sin tener que depender de ningún tercero que actúe sobre su base de sus usuarios.

A febrero y antes de la postergación a 2021, la Uefa había puesto en el mercado más de un millón de entradas móviles para los 51 juegos de su producto Eurocopa. El holding del fútbol europeo estrenaba la propuesta de boletos inteligentes mediante la gestión de la tecnología blockchain. La solución se opone tanto a las falsificaciones como a las duplicaciones mediante el uso de códigos QR que solo se activan por Bluetooth desde dispositivos Android e iOS una vez que los consumidores están cerca del estadio.

2.2 LA MONEDA DEL DEPORTE:
En este contexto nace la moneda digital del deporte soportada en la cadena de bloques. El COI, Comité Olímpico Internacional, que gobierna el deporte olímpico en más 206 naciones, optará por implementar su propia criptomoneda (olímpica). La Fifa, igual, la del fútbol. Otras apelarán al reacomodo del protocolo existente y conocido Bitcoin, el proyecto de código abierto y red peer-to-peer que se utiliza como criptomoneda. Un paso hacia este futuro lo hizo la empresa de fútbol FC Barcelona con los Barça Fan Tokens, nombre de su dinero digital.

3. ACTIVOS DE PATROCINIO: la mutación de la materia prima (deportistas)

Ante la incapacidad de tesorería de los clubes y franquicias para sostener los salarios de sus estrellas, los deportistas pasarán de llamarse ciudadanos de equipo a una materia prima pagada por marcas glocales. Vendrá el paso del modelo nómada con una mano de obra cualificada acentuada sin nacionalidades. Será un fenómeno de deslocalización del talento marcado por la expansión de las marcas deportivas en los mercados interconectados.

Así los Messi (fútbol), los LeBron (NBA) o los Đoković (tenis) de la era pos-COVID -19 ya no serán fichados por clubes, ligas, franquicias y circuitos sino por marcas comerciales que los negociarán con aquellas propiedades (clubes, ligas, franquicias, circuitos) que mejor refrende en y fuera de los estadios sus inversiones a partir de la garantía de una base fuerte de consumidores ubicuos locales sin perder la satisfacción de la esencia global.

4. LA CAÍDA DEL GIGANTISMO Y LA GEOPOLÍTICA: adiós a los eventos masivos en una sede

Sucesos de competencias masivas como los Juegos Olímpicos, Copas Mundo y Circuitos en sedes únicas o disgregadas en varias ciudades cambiarán su modelo de negocio presencial de masivos y colosales a amigables portafolios empaquetados para el consumo desde los estadios de las Realidades Virtual (RV) y Ampliada (RA) gracias a modelos gestionados por la Inteligencia Artificial (IA) y el Internet de las Cosas (IoT) y todo lo que la Industria 4.0 impulsada por la era pos-COVID -19 aplicará para la digitalización de los procesos en la economía y los negocios del deporte.

Los costos operativos por su gigantismo y los efectos del aislamiento social, sumados a los bajonazos de consumo mediático y comercial, llevarán al holding COI (Comité Olímpico Internacional) a rediseñar un nuevo modelo de su producto estrella, los Juegos Olímpicos, con base en una distribución geográfica particular por cuotas de participación de acuerdo con los indicadores económicos, tecnológicos y políticos de cada país.

El aparato organizacional de los Juegos Olímpicos mutará a delegaciones mínimas, privilegiando las competencias individuales sobre las de conjunto, prácticamente condenadas a desaparecer del ciclo olímpico, y exterminando las famosas excursiones de la burocracia de dirigentes en las villas. Las hasta ahora reuniones de todas las competencias de los juegos olímpicos en una sola sede y que daba valor a la filosofía de quien los inspiró, el Barón de Coubertin, dejará de ser única. Las elegidas serán varias ciudades de países distintos de un mismo continente con una distribución racional de las competencias por nichos (deportes).

Preparémonos para unos juegos pos-COVID-19 entregados a continentes y sólo en ciudades de su geopolítica. Esto llegará: Olímpicos Europa 20(…), en 15 ciudades e igual número de deportes individuales. Olímpicos Asia 20(…), en 15 ciudades e igual número de deportes individuales. Olímpicos América 20(…), en 15 ciudades e igual número de ciudades.

5. LAS NUEVAS FÁBRICAS DE PRODUCCIÓN: estadios gratuitos

El aislamiento social apresura a otro suceso revolucionario: los estadios gratuitos. Las marcas hasta ahora inversoras de patrocinio girarán sus objetivos de comunicación de marketing hacia la prédica de la economía digital de regalar abundancia para vender escasez con el objetivo de persuadir el apego emocional de un consumidor omnipresente como el nuevo huésped de los estadios gratis desde su lugar de trabajo o residencia. Serán los U-Fans: consumidores ubicuos; antes E-fans, aficionados digitales.

5.1 LAS MARCAS DE ABONADOS:
El modelo de estadios gratuitos dirá que el costo de un boleto o abono no será cargado al bolsillo del consumidor (hincha/aficionado) sino al de los patrocinadores que serán los nuevos socios inversores tanto de las organizaciones deportivas (clubes, ligas y federaciones) como de los operadores y plataformas de los derechos de imagen, en una estrategia persuasiva de silla física y virtual para conquistar preferencias y apego emocional sin imposición de marca. El espectador será clasificado entre el que asistirá al estadio atendiendo el aislamiento social y el consumidor ubicuo.

5.2 EL VALOR DEL CONSUMO DEL ESTADIO GRATUITO:
Para mejor precisión, los llevaré a Manchester. Algo así: “Es domingo y Gerard, quien vive en el barrio City Center de Manchester, registra con su iris el boleto ingreso al Etihad Stadium para ver el juego de la Champion League entre el Manchester City y el FC Barcelona. El código de seguridad registra en una pantalla el logosímbolo de la nueva bebida isotónica de Coca Cola en Realidad Aumentada (RA). La bebida gaseosa es uno de los compradores de la temporada de juegos del equipo inglés durante el campeonato europeo de clubes en su estadio. Distribuyó 10 mil sillas presenciales, el lleno del estadio, cada asistente a 2 metros de distancia. Pero miles de hinchas ubicuos hicieron lo mismo con su iris sobre el reciente producto móvil inteligente de la marca Samsung para habilitar su acceso a la plataforma Amazon Prime, dueña de los derechos del mismo juego en su servicio a la carta”. No es ciencia ficción. Es el nuevo planisferio de consumo del deporte en la era pos-COVID-19.

6. ADIÓS PATROCINIO: bienvenidos los nuevos socios del negocio

Pero el advenimiento de la era presionada por la pandemia tendrá un efecto más contundente en este campo. Transmutará las exclusividades de patrocinio a nuevos indicadores de inversión de los portafolios de las propiedades deportivas (clubes, ligas y federaciones).

La inversión de las marcas considerada el principal combustible de la vida productiva tanto de las organizaciones productoras como de su materia prima, los deportistas, se transforma. Esa relación de inversión económica o material a cambio de ciertos beneficios ruido de imagen y persuasión del consumidor, mutará a “compra de títulos patrimoniales”.

Las marcas patrocinadoras se convertirán en “socios del negocio con derechos en los procesos de producción de todas las líneas de sus portafolios de productos y servicios, y de cualquier diversificación de su negocio.

El nuevo modelo los llevará a socios con participación en las decisiones de los directorios ejecutivos, elección del personal de campo y oficina, administración de los recursos, dirección de las políticas comerciales, fichaje de los activos corrientes (jugadores) y nuevos negocios. Esta modalidad de sociedad ya despegó entre las empresas alemanas Adidas y Grupo Allianz y el Bayern Múnich, dueña cada una del 10% de los títulos valores de la marca deportiva de entretenimiento.

Necesitamos su apoyo para producir más historias pedagógicas y prácticas como esta. Si valora el trabajo de nuestros académicos y especialistas, APOYE a DEPORTE & NEGOCIOS con la contribución de abonado a todo el portafolio de contenidos.
 

FUENTES BIBLIOGRÁFICAS:

También te puede interesar