Prepárese para “jugar” como un gerente vulnerable

Total
0
Compartidos

Los gerentes que no tienen miedo de mostrar sus debilidades pueden generar confianza y compromiso. Los líderes vulnerables inspiran, son más auténticos y crean vínculos que conducen a un mayor rendimiento.

Vulnerabilidad es involucrarse en la vida y participar. Aceptarla representa tener audacia para retar los miedos y la incertidumbre del futuro. Un líder vulnerable decide que enfrentará esa vacilación con el corazón abierto, dispuesto a experimentar todos los altibajos. 

Es Jürgen Klopp. El líder con mayor visibilidad entre una nueva generación de gerentes de campo de la industria del fútbol, que gestionan las debilidades para producir confianza y compromiso de marca. En un entorno de alta competencia, como la actividad productiva que desarrolla la empresa Liverpool, aceptar la vulnerabilidad significa tener el coraje de enfrentar los miedos y la incertidumbre del futuro para desbloquear el talento. La emoción de la victoria o el abatimiento por la derrota son activos que el guía deportivo alemán ha trasladado a su manual de dirección para convertir la vulnerabilidad en una fortaleza que lo llevó al título de Mejor Entrenador FIFA 2019, y a una colección de escritos acerca de cómo los gerentes de las empresas tradicionales pueden aprender de sus estrategias, consideradas arquetipo de la administración moderna.

LA VULNERABILIDAD INSPIRA A LOS EQUIPOS

¿Cómo Klopp ha convertido la vulnerabilidad en una inspiración?

Basta seguir su emocionado discurso pos exaltación del holding FIFA como el mejor Gerente de Campo del Producto Fútbol. Un relato de vida que deberíamos seguir como ejemplo a la hora de vencer el miedo de mostrar nuestras debilidades para generar confianza y compromiso.

“Tenemos que volver a 2011. Mi equipo del Borussia Dortmund jugaba contra el Bayern de Múnich. Fue un gran partido en la liga. No habíamos ganado en Munich en algo así como 20 años. Me inspiro mucho en las películas, así que cada vez que necesitaba motivar a los chicos siempre pensaba en Rocky Balboa. En mi opinión, deberían mostrar Rocky 1, 2, 3 y 4 en las escuelas públicas de todo el mundo. Sería como aprender el alfabeto. Si miras estas películas y no quieres subir a la cima de una montaña, entonces creo que te pasa algo. 

Así que la noche antes de jugar contra el Bayern, reuní en el hotel a todos mis para hablar sobre nuestro equipo. Los muchachos estaban todos sentados. Todas las luces apagadas. Les dije la verdad de la situación: “La última vez que Dortmund ganó en Munich, la mayoría de ustedes todavía estaban en sus pañales desechables.”

Luego comencé a reproducir en la pantalla de video algunas escenas de Rocky IV. El de Iván Drago (personaje de ficción en la película Rocky IV de 1985). Un clásico, en mi opinión. 

Conectado a los grandes montores de computadora, Drago corre en la cinta bajo la mirada estudiosa de los científicos. “¿Lo ves? Les dije a los muchachos: Bayern Munich es Iván Drago. ¡Lo mejor de todo! La mejor tecnología! Las mejores maquinas! ¡Es imparable! 

Entonces ves a Rocky (Rocky Balboa, el antagonista principal de Drago) entrenando en su pequeña cabaña de troncos en Siberia. Está cortando pinos y cargando troncos a través de la nieve y corriendo hasta la cima de la montaña. 

Y les dije a los muchachos: “¿Lo ves? Esos somos nosotros. Nosotros somos rocosos. Somos más pequeños, sí. ¡Pero tenemos la pasión! ¡Tenemos el corazón de un campeón! ¡Podemos hacer lo imposible! 

Seguía y seguía, y luego, en algún momento, miro a todos mis muchachos para ver su reacción. Esperaba que estuvieran de pie en sus sillas, listos para correr por una montaña en Siberia, volviéndose locos.

Pero todos están sentados allí, mirándome con ojos muertos. 

Completamente en blanco. 

Me miran como buscando una respuesta a: ¿de qué demonios está hablando este loco? 

Entonces me di cuenta. Me dije: espera, ¿cuándo salió Rocky IV, en 1980? ¿Cuándo nacieron estos niños? 

Finalmente, les dije: “Esperen un momento, muchachos. ¿Levanta la mano si sabes quién es Rocky Balboa? 

Solo dos manos se levantaron. Sebastian Kehl y Patrick Owomoyela. 

Todos los demás, dijeron: “No, lo siento, jefe”.

Todo mi discurso – ¡tonterías! Este es el partido más importante de la temporada. Quizás el partido más importante de la vida de algunos jugadores. ¡Y el gerente de campo ha estado gritando sobre la tecnología soviética y los campos de entrenamiento siberianos durante los últimos 10 minutos! Jajajaja ¿Puedes creer esto?”

Tuve que comenzar todo mi discurso desde cero. 

Miren, esta es la historia real. Esto es lo que realmente sucede en la vida. Somos seres humanos. A veces nos avergonzamos de nosotros mismos. Así es como es. Creemos que damos el mejor discurso en la historia del fútbol, ​​y en realidad hablamos completamente sin sentido. Pero nos levantamos a la mañana siguiente y nos vamos de nuevo. 

¿Sabes cuál es la parte más extraña de esa historia? 

Sinceramente, no puedo estar seguro de si ganamos o perdimos el partido. Estoy bastante seguro de que pronuncié este discurso en 2011 antes de ganar 3–1, ¡y eso sin duda es una historia mucho mejor! Pero no puedo estar 100% seguro.

Esta es una cosa sobre el fútbol que la gente no siempre entiende. Los resultados, te olvidas. Los tienes todos mezclados. Pero esos muchachos, esa época de mi vida y esas pequeñas historias … nunca las olvidaré”. 

SE REQUIERE VULNERABILIDAD PARA LA AUTENTICIDAD

La autenticidad ayuda a generar confianza, lo cual es especialmente valioso hoy, cuando la certidumbre en los negocios y los líderes en general es muy escasa. Los comportamientos originales incluyen admitir errores, mostrar emoción y no esconderse detrás de una fachada fabricada. Es imposible ser auténtico sin estar dispuesto a ser vulnerable.

Los líderes vulnerables inspiran con autenticidad y humildad. Y es este último el que tiene más probabilidades de obtener mejores resultados.

¿Por qué Klopp es un líder vulnerable y auténtico?

“Me siento honrado de haber ganado el premio de la FIFA al mejor entrenador masculino, pero realmente no me gusta estar solo en un escenario con un trofeo. Todo lo que he logrado en este juego solo es posible gracias a todos los que me rodean. No solo mis jugadores, sino mi familia, mis hijos y todos los que han estado conmigo desde el principio, cuando era una persona muy, muy promedio. 

Cuando tenía 20 años, si alguien hubiera llegado del futuro para contarme todo lo que iba a pasar en mi vida, no lo habría creído. Si Michael J. Fox mismo, en Regreso al Futuro (Back to the Future), hubiera venido volando en su aerotabla para decirme qué pasaría, habría dicho que era imposible. 

Cuando tenía 20 años, experimenté el momento que cambió por completo mi vida. Yo todavía era un niño, pero también me había convertido en padre. No fue el momento perfecto, seamos honestos. Estaba jugando fútbol aficionado e iba a la universidad durante el día. Para pagar la escuela, trabajaba en una bodega donde se almacenaba películas para el cine. Y para los jóvenes, no estamos hablando de DVD. Esto fue a finales de los 80, cuando todo estaba en la película. Los camiones llegaban a las 6 am para recoger las nuevas cintas. Cargabamos y descargabamos esos enormes botes de metal. Eran bastante pesados. Rezaba para que no me dejaran algo con cuatro carretes, como Ben-Hur o algo así. Ese iba a ser un mal día.

Dormía cinco horas todas las noches. Iba al almacén por la mañana. Luego a clase. Por la noche partía a entrenar. Luego volvía a casa e intentaba pasar un tiempo con mi hijo. Fue un momento muy difícil. Pero me enseñó sobre la vida real. 

Tuve que convertirme en una persona muy seria a una edad temprana. Todos mis amigos me llamaban para ir al pub por la noche, y cada hueso de mi cuerpo quería decir: “¡Sí! ¡Si! ¡Quiero ir!” Pero, por supuesto, no podía ir, porque ya no vivía solo para mí. A los bebés no les importa que estés cansado y que quieras dormir hasta el mediodía. 

Cuando te inquieta el futuro de una persona que trajiste al mundo, esto sí es una verdadera preocupación. Esta sí es una verdadera dificultad. Lo que pase en un campo de fútbol no es nada comparado con esto. 

A veces la gente me pregunta por qué siempre estoy sonriendo. Incluso después de perder un partido, a veces sigo sonriendo. Es porque cuando nació mi hijo, me di cuenta de que el fútbol no es vida o muerte. No estamos salvando vidas. El fútbol no es algo que deba propagar la miseria y el odio. El fútbol debe ser de inspiración y alegría, especialmente para los niños. 

He visto lo que una pequeña bola redonda puede hacer por la vida de muchos de mis jugadores. Los viajes personales de jugadores como Mo Salah, Sadio Mané, Roberto Firmino y muchos de mis muchachos son absolutamente increíbles. Las dificultades que enfrenté cuando era joven en Alemania no fueron nada en comparación con lo que tuvieron que superar. Hubo tantos momentos en que podrían haberse rendido fácilmente, pero se negaron a renunciar.

No son dioses. Simplemente nunca renunciaron a su sueño.

Creo que el 98% del fútbol se trata de lidiar con el fracaso y aún poder sonreír y encontrar alegría en el juego al día siguiente.” 

VULNERABILIDAD ES APRENDER A CONSTRUIR CONFIANZA PARA AVERGONZARSE

Los equipos que se unen a través de experiencias compartidas a menudo funcionan mejor. La vulnerabilidad juega un papel clave en sentar las bases para tales experiencias, tanto en la victoria (productividad rentable) como en la derrota (producción en descenso). 

Cuando los líderes son vulnerables, son más abiertos y emocionalmente disponibles, lo que crea más oportunidades de vinculación y mejora el rendimiento del equipo.

¿Por qué Klopp es un gestor de la vulnerabilidad para ligar la cohesión de equipo y conexión emocional, a partir de aprender a construir confianza para avergonzarse?

“He estado aprendiendo de mis errores desde el principio. Nunca olvidaré el primero. Asumí el puesto en 2001 en Mainz, donde había sido jugador durante 10 años. El problema era que todos los muchachos eran mis amigos. Durante la noche, yo era su jefe. Todavía me llamaban “Kloppo”.

Cuando tuve que anunciar el equipo para el primer partido como gerente de campo, pensé que era correcto que fuera y le dijera a cada jugador de frente acerca de mis decisiones para ele juego. 

Bueno, este era un plan muy malo, porque teníamos habitaciones dobles de hotel. 

Entonces te lo puedes imaginar. Llego a la primera habitación, y siento a los dos jugadores en la cama, y ​​me vuelvo a uno y digo: “Empiezas mañana”. 

Me vuelvo hacia el otro y digo: “Desafortunadamente, no comenzarás mañana”. 

Me di cuenta de lo tonto que era mi plan cuando el segundo jugador me miró a los ojos y preguntó: “Pero … Kloppo … ¿por qué?” 

La mayoría de las veces, no hay ninguna respuesta. La única contestación real es: “Solo podemos comenzar con 11 jugadores”. 

Infortunadamente tuve que hacer esto ocho veces más: 18 jugadores en nueve habitaciones dobles. Dos chicos sentados en la cama. “Estás empezando, no lo estás”. Cada vez, “Pero … Kloppo … ¿por qué ?” 

Jajaja. Fue insoportable! 

Si todavía no me cree, piense en esto: incluso mi mayor triunfo como gerente nació de un desastre.

Perder 3-0 en el Camp Nou por la Liga de Campeones fue el peor resultado imaginable. Cuando nos estábamos preparando para el partido de vuelta, la conversación de mi equipo fue muy sencilla. No hubo Rocky esta vez. Sobre todo, hablé de tácticas. Pero también les dije la verdad. Les dije: “Tenemos que jugar sin dos de los mejores delanteros del mundo. El mundo exterior dice que no es posible. Y seamos honestos, probablemente sea imposible. ¿Pero porque eres tú? Porque eres tú, tenemos una oportunidad. 

Realmente lo creí. No se trataba de su habilidad técnica como futbolistas. Se trataba de quiénes eran como seres humanos y todo lo que habían superado en la vida. 

Lo único que agregué fue: “Si fallamos, entonces fallaremos de la manera más hermosa”. 

Por supuesto, es fácil para mí decir esas palabras. Solo soy el chico gritando desde la línea de banda. Es mucho más difícil para los jugadores realmente hacerlo. Pero debido a esos muchachos y a las 54,000 personas en Anfield, hicimos lo imposible. 

Lo hermoso del fútbol es que no puedes hacer nada solo. Cualquier cosa, créeme. 

Infortunadamente, el momento más increíble en la historia de la Liga de Campeones … En realidad no lo vi . Tal vez esta sea una buena metáfora de la vida de un entrenador de fútbol, ​​no lo sé. Pero extrañaba por completo el momento de genio puro de Trent Alexander-Arnold. 

Vi la pelota salir por una esquina. Vi a Trent caminando para tomarlo. Vi a Shaqiri siguiéndolo. Pero luego di la espalda porque nos preparábamos para hacer una sustitución. Hablaba con mi asistente y … ya sabes, se me pone la piel de gallina cada vez que lo pienso … acabo de escuchar el ruido . 

Me volví hacia el campo y vi la pelota volando hacia la portería. 

Volví a nuestro banco y miré a Ben Woodburn, y él dijo: “¡¿Qué acaba de pasar ?!” 

Y dije: “¡No tengo idea!” 

Anfield estalló. Era todo locura. Apenas podía escuchar a mi asistente, y él gritaba: “Entonces … ¿hacemos la sustitución?” 

Jajajaja ¡Nunca lo olvidaré diciendo eso! Eso siempre estará conmigo. 

¿Puedes imaginar? Dieciocho años como gerente de campo, millones de horas viendo este juego, y me perdí lo más descarado que jamás haya sucedido en un campo de fútbol. Desde esa noche, probablemente he visto el video del gol de Divock 500,000 veces. Pero en persona, solo vi la pelota golpear la red. 

Cuando llegué a mi pequeña sala del camerino, ni siquiera tomé un sorbo de cerveza. No lo necesitaba. Me senté allí con una botella de agua en silencio, solo sonriendo. Era un sentimiento que no ppodía describir con palabras. Cuando volví a casa, mi familia y amigos se quedaron en nuestra casa y todos estaban de buen humor para la fiesta. Pero estaba tan emocionalmente exhausto que me fui a la cama solo. Mi cuerpo y mi mente estaban completamente vacíos. 

Tuve el mejor sueño de mi vida. 

El mejor momento fue despertarse a la mañana siguiente y darse cuenta: “Todavía es verdad. Realmente sucedió “. 

Para mí, el fútbol es lo único más inspirador que el cine. Te despiertas por la mañana, y la magia era toda real. En realidad derribaste a Drago. Realmente sucedió. 

He estado pensando en esto desde junio de 2018, cuando mostramos el trofeo de la Liga de Campeones por las calles de Liverpool. No tengo palabras que puedan describir las emociones de ese día. Íbamos en el autobús, y cada vez que pensábamos que el desfile tenía que terminar, que no podía haber más gente en la ciudad de Liverpool, doblamos una esquina y el desfile continuaba. Absolutamente irreal. Si pudieras haber puesto todas las emociones, todo el amor en el aire ese día y embotellarlo, el mundo sería un lugar mejor.

No he podido sacar la emoción de ese día de mi cabeza. El fútbol me ha dado todo en mi vida. Pero realmente quiero hacer más para retribuir al mundo. Es fácil para mí decirlo, está bien, claro. Pero, ¿cómo haces realmente la diferencia? 

Durante el año pasado, me inspiré mucho al ver a Juan Mata, Mats Hummels, Megan Rapinoe y muchos otros futbolistas unirse al movimiento Common Goal . Si no sabes sobre el trabajo que están haciendo, es increíble. Más de 120 jugadores han prometido el 1% de sus ganancias para empoderar a las ONG de fútbol de todo el mundo. Ya han ayudado a apoyar programas de fútbol juvenil en Sudáfrica, Zimbabwe, Camboya, India, Colombia, el Reino Unido, Alemania y muchos otros países. 

Esto no es solo algo para los futbolistas más ricos del mundo. Un total de once integrantes del equipo nacional femenino de Canadá se ha unido a la causa. Los futbolistas se han unido desde Japón, Australia, Escocia, Kenia, Portugal, Inglaterra, Ghana … ¿Cómo puedes no sentirte inspirado por esto? De esto se trata el fútbol. 

Solo quiero ser parte de esto. Así que prometo el 1% de mi salario anual a Common Goal, y espero que muchas, muchas más personas en el mundo del fútbol se unan a mí. 

Seamos honestos, muchachos. Somos extremadamente afortunados. Es nuestra responsabilidad como personas privilegiadas devolver algo a los niños de todo el mundo que solo necesitan una oportunidad en la vida. 

No debemos olvidar cómo era cuando tuvimos problemas reales. Esta burbuja en la que vivimos no es el mundo real. Lo siento, pero cualquier cosa que ocurra en un campo de fútbol no es un problema real. Debería haber un propósito más grande para este juego que los ingresos y los trofeos, ¿no? 

Solo piense lo que podríamos lograr si todos nos uniéramos y aportáramos el 1% de lo que ganamos para hacer una diferencia positiva en el mundo. Tal vez soy ingenuo. Tal vez soy un viejo soñador loco. 

¿Pero para quién es este juego? Todos sabemos muy bien que este juego es para soñadores”.

FUENTES DE CONSULTA:
Maybe I Am Dreaming: THEPLAYERSTRIBUNE.COM
DARING GREATLY: Cómo el coraje de ser vulnerable transforma la forma en que vivimos, amamos, somos padres y lideramos /Autor, Brené. Brown.
FIFA.COM
LIVERPOOL FC
MEINE-ZEITSCHRIFT.DE
WSJ.COM

También te puede interesar