5 aportes de gerencia para los negocios desde la gestión del fútbol

Total
0
Compartidos
CASO DE ESTUDIO: LA ESTRATEGIA DE GESTIÓN QUE LLEVÓ A LA SELECCIÓN FRANCESA DE FÚTBOL A GANAR LA COPA MUNDO FIFA RUSIA 2018

El título de la Copa Mundial FIFA 2018 fue el desarrollo de una estrategia a largo plazo de la empresa deportiva Federación Francesa de  fútbol en sociedad con el liderazgo de su gerente de campo Didier Deschamps, quien en 1998 capitaneó el colectivo que ganó el mundial en casa; un hábil gestor del liderazgo y la importancia de la escucha; la autenticidad y la confianza. Tras esta suma de fortalezas, la Federación francesa le asigna en 2012 la responsabilidad del proceso de clasificación y participación en el proyecto ‹Rusia 2018› con una estrategia argumentada en comportamientos organizacionales para dinamizar la productividad de un equipo joven y motivado; pragmático y entretenido.

Las 5 lecciones de gestión del fútbol francés

Son ejemplos de gestión que cualquier empresa convencional podría llevar a su dinámica productiva.

Francia decidió en la década de 1970 (antes de otras selecciones nacionales) que el desarrollo de jóvenes futbolistas sería su punto de referencia para medir el éxito. Cada año, la federación clasifica a las academias juveniles de los clubes franceses en función de los criterios que incluyen los logros educativos de los jóvenes, el número de jugadores que firman contratos profesionales y la cantidad de exposición mediática con el vestido de su club.

Un estudio anual de la Federación clasifica la liga de academias juveniles refuerza el prestigio de la identificación y el desarrollo del talento en el fútbol francés. Por ejemplo, Olympique Lyonnais ha encabezado la clasificación durante los últimos seis años. El club aportó a tres de sus graduados al equipo campeón del mundo 2018: Samuel Umtiti, Corentin Tolisso y Nabil Fekir.

Las empresas son cada vez más conscientes de que las ganancias no son la única forma de medir el éxito : las oportunidades para el desarrollo personal, las partes interesadas felices que están conectadas emocionalmente y una infraestructura que proporciona una vida equilibrada y satisfactoria puede ser tan importante como el resultado final. El éxito puede venir en muchas formas; el desafío es identificar cómo se ve el éxito para usted y su empresa.

Viajar amplía la mente. Y en el caso de los jugadores franceses, acelera el aprendizaje. Diecinueve miembros de los 23 hombres de Francia en Rusia 2018, actúan o han jugado en el extranjero. Tres de sus líderes en el campo, Raphaël Varane, de 25 años, Paul Pogba, de 25 años, y Antoine Griezmann, de 27 años, se mudaron al exterior cuando aún era adolescentes. Durante la Copa Mundo, los tres mostraron habilidades de liderazgo generalmente asociadas con jugadores mayores.

Un documental en la televisión francesa sobre el equipo, Les Bleus 2018: Au Coeur de l’Epopée Russe ( The Blues 2018: En el corazón de la epopeya rusa ) mostró a Pogba, quien habla cuatro idiomas, dando una serie de agitados discursos previos al partido en el vestuario. (El equipo francés es conocido como Les Bleus por su uniforme azul): “No sé cuántos partidos hemos jugado en nuestras carreras, pero este es un juego que cambia todo, que cambia toda la historia. Hoy no vamos a permitir que otro equipo tome lo que es nuestro … Quiero que vayamos al campo como guerreros, como líderes ”.

Tras el título global, aumentó la presencia de jugadores franceses en las cinco ligas de fútbol más grandes de Europa (España, Inglaterra, Alemania, Italia y Francia) Más de 116 jugadores se regaron por la industria. En adición, un suceso relevante se produce cuando se notifica que de los integrantes de la selección de Francia sub-21 (13 de 30, o 43 por ciento) actúa en clubes extranjeros.

Los empleados que están felices de salir de su zona de confort, al lidiar con diferentes entornos culturales y lingüísticos o empujar los límites personales de otras maneras, se equipan con las habilidades cruciales de adaptabilidad y resiliencia. Esto puede ayudarles a manejar escenarios profesionales desafiantes.

Los factores ambientales son cruciales en el desarrollo del talento. En la industria del fútbol francés, los partidos de las academias con menores de 19 años se juegan en campos ubicados en lugares municipales de usos múltiples en las afueras de las ciudades. Los vestuarios son escasos, la entrada es gratuita y cualquiera puede asistir. Este entorno austero ayuda al equipo a identificarse con su misión.

Cuando era un adolescente, con rizos en la frente y jugador del equipo juvenil de Lille, Benjamin Pavard compartía estrechándose las manos y charlando cortésmente con los hinchas en los vestuarios de ladrillo que se encuentran debajo de los puestos de concreto de la academia fuera de la ciudad.

Pavard no era el lateral titular de la selección en la Copa Mundo, pero se ganó la confianza del entrenador Deschamps para terminar marcando el gol del mundial 2018 durante el juego frente a la selección Argentina.

En este contexto, Inglaterra nos enseña una comparación radical referente al modelo francés. A los partidos con juveniles de primer nivel en los centros de capacitación de vanguardia, a menudo sólo se asiste con invitación. Las instalaciones son impecables y el personal de seguridad mantiene a los jugadores aislados del público. Estas condiciones son establecidas por los clubes donde los jugadores pueden disfrutar de recompensas financieras prematuras y entrenar en un entorno prístino.Tales factores pueden parecer menores, pero si crean diferencias en la motivación, pueden ser clave para el desarrollo de un atleta. Este último enfoque, con riqueza y estatus a una edad temprana, fomenta la motivación extrínseca , basada en la recompensa (como dinero o estatus).

El enfoque sencillo de Francia fomenta la motivación intrínseca , que trata más sobre el interés, la satisfacción y el desafío de la tarea en sí misma: en este caso, el amor por el fútbol.

En la producción de las empresas tradicionales, los jefes están cada vez más interesados en aprovechar la motivación intrínseca de su mano de obra. Los mejores lugares de trabajo son aquellos en los que no lo ves como un trabajo. En la industria del fútbol de Francia, “realmente no lo has logrado hasta que lo has hecho”.

Si a una organización le resulta difícil encontrar una identidad, algo que la distingue de la competencia, entonces es aún más difícil mantenerla. El entorno VUCA (volatilidad, incertidumbre, complejidad y ambigüedad) en el que se mueven las organizaciones en la actualidad, puede llevar a pensamientos a corto plazo y decisiones reactivas. Entonces, se necesita un líder valiente para seguir el plan, incluso cuando los tiempos son difíciles.

En el caso del equipo nacional, hubo algunos: Entre 2008 y 2014, Francia fue eliminada dos veces en la primera ronda de los mundiales. Durante la Copa de Sudáfrica 2010, la selección fue a la huelga contra el técnico Raymond Domenech por diferencias con el jugador Thierry Henry y discordias en el vestuario. Se negaron a entrenar. Aún así, la federación mantuvo su propia visión de cómo jugar, a pesar del pesado ambiente entre varios miembros de su materia prima.

Mientras que otras naciones buscaron replicar el exitoso estilo de fútbol de España o la relación armoniosa de Alemania entre su asociación nacional y las academias de clubes, Francia mantuvo su propia filosofía de desarrollo que la llevó al éxito en Rusia 2018. El resultado es un valor añadido que Hubert Fournier, director técnico de la federación, explica como típico en el jugador francés al estar pleno en lo técnico, táctico y atlético.

El enfoque de Francia es pragmático. Formar activos que tienen la capacidad y el temperamento de adaptarse y prosperar en los mercados del fútbol de alta competición de la Premier League inglesa, la Bundesliga de Alemania, la Serie de Italia o la liga española. Estos jugadores pueden sobresalir en una posición para sus clubes y en otra para la selección, como Blaise Matuidi (mediocampista para el club italiano Juventus y ala izquierda para Francia) y Pavard (defensa central en el Stuttgart alemán y lateral en la selección francesa).

Saber cuándo renunciar a una mala estrategia es tan importante como desarrollar una buena. Requiere hacer las preguntas correctas: ¿Ha funcionado el enfoque en el pasado frente a amenazas u oportunidades similares? ¿Se adapta a la infraestructura social, cultural y comercial existente? ¿Representa los valores y el propósito que desea asociar con el negocio?

En el caso de Francia, algunos mundiales con altibajos no significaba que la estrategia fuera mala. En otros casos, sin embargo, podría significar eso.

Cuando se trata de la demanda global, el éxito se traslada a lo que el productor (selección nacional) tiene. No se puede reclutar un talento de otro país como cuando se actúa como club profesional. Esa limitación enfoca la estrategia federativa para mejorar lo que tiene y subraya la importancia de una extensa red de scouting. En los recientes años, los reclutadores franceses han descubierto a más de 100 profesionales del fútbol, entre ellos, los de la campeona 2018, Matuidi y Kylian Mbappe.

En el laboratorio de formación del fútbol francés, la academia conocida como Centro Nacional de Fútbol (esperanzas masculinas), los jugadores jóvenes se benefician de instalaciones adecuadas y un entrenamiento exigente hasta llevarlos al nivel superior. La materia prima ingresa a la edad de 13 años, no solo entrenados en el fútbol sino también en valores y actitudes que “ampliarán su potencial humano e intelectual”. Esto se enfoca en el talento (jugador) y en el empleado (Federación), con lo que se construye una conexión emocional que ayuda a mejorar el rendimiento.

“El rol que tengo es sobre tener un contrato moral, crear un enlace basado en la confianza. Mis opciones son inversiones humanas: tienes que conocer [a los jugadores]. Tienen diferentes personalidades y puntos de vista sobre la vida. Así que tienes que poder sintonizar su estación”. Palabras con las que el gerente de campo del equipo nacional, Didier Deschamps, explica el progreso y posicionamiento global del fútbol francés.

Del mismo modo, las empresas que ofrecen oportunidades de desarrollo personal tienen mayores posibilidades de retener talento. La alta rotación de talento reduce la cohesión en el grupo, y esto puede poner en peligro el éxito. La formación de talentos más jóvenes, que es más adaptable, ofrece un mejor rendimiento a largo plazo.

La federación francesa de fútbol ha implementado estas las cinco lecciones no solo para enseñar parte de la estrategia que la llevó al título mundial 2018, sino el fundamento de cómo encontrar, motivar y aprovechar al máximo su grupo de talentos hacia el próximo objetivo a largo plazo: la Copa 2022 en Qatar. Ejemplo de gestión que cualquier empresa convencional podría llevar a su dinámica productiva o al menos aprender de las lecciones que proporciona el fútbol como estructura organizacional modelo.

CRÉDITOS AUTORES DE ESTE CONTENIDO: 
Ben Lyttleton es consultor y autor de seis libros, entre ellos Edge: Leadership Secrets of Football’s Top Thinkers.
James Eastham es scout en el fútbol francés durante más de 10 años y trabaja en una tesis sobre el desarrollo del talento.
• 
Fuente original: strategy-business.com

→ MÁS SOCCER BUSINESS
También te puede interesar