Aprende a cómo gestionar los combustibles del desempeño directivo

Total
0
Compartidos
El campeón del mundo de fútbol 1986, Jorge Valdano, predica en sus charlas de liderazgo que el fútbol es un estado de ánimo. Si viene el gol, las emociones se elevan y el juego de grupo incrementa el desempeño. En los procesos productivos tradicionales este combustible aplica igual.

El desempeño irá en alza cuando asoma la emoción positiva. Y menos productivos con la conversión de energía negativa en enojo, frustración, impaciencia y temor. En efecto, el emocional es uno de los cuatro combustibles que el gerente demanda para alcanzar el mejor desempeño. Los otros: el físico, el mental y el espiritual. Una mezcla ineludible ¿Por qué? Siga la lectura para procesar sus beneficios. ⇒ SIGA EL DESARROLLO TEMÁTICO…⇓

√ deporte & negocios Premium…+
√  MÁS SPORT MANAGEMENT…+

También te puede interesar