La caída de la rentable marca Lance Armstrong

Total
0
Compartidos
La marca Lance Armstrong fue una permanente atracción comercial para las multinacionales con interés en el deporte. Posicionada como ‘guerrera’ ante las grandes dificultades, las cuales superó casi siempre con el signo de victoria, como la carrera por etapas más importante de la industria mundial de ciclismo, la cual logró consentirla con siete títulos.

No sólo los entendidos del ciclismo sino publicistas y empresarios, coincidían en que el estadounidense era el corazón de un león y detrás de él no era necesario maquillar la imagen de un deportista de excelencia, pues su ejemplo de superación y de atleta íntegro era sinónimo de garantía….Pero su exitosa y ejemplarizante vida deportiva y comercial fue apeada: acusado y condenado por el uso de sustancias dopantes para lograr sus sonoros triunfos. Livestrong, organización fundada por el deportista para apoyar a personas que, como él, sobrevivieron al cáncer, registró un aumento espontáneo de contribuciones después del anuncio hecho por el atleta. Al comienzo del golpe mediático, sus principales patrocinadores, Nike y Anheuser-Busch, decidieron mantener el apoyo, pero ante las pruebas irrefutables de dopaje, tuvieron que terminar los acuerdos corporativos. Este suceso nos permite evaluar que la racionalización moral, sobre todo en los casos de evidencia flagrante de culpa, no es tarea fácil para el consumidor. Y menos para la marca patrocinadora.  SIGA EL DESARROLLO TEMÁTICO…⇓

También te puede interesar